El RACE publica, junto al resto de partners europeos, el segundo informe de evaluación de los Sistemas de Retención Infantiles (SRI) de 2018, realizado en el laboratorio del ADAC en Landsberg, en el que seis de las 24 sillas analizadas no superan la clasificación de “muy insatisfactoria”. El aspecto positivo es que cuatro sillas obtienen el mejor resultado posible en las pruebas de seguridad.

La silla peor parada en el presente informe es la Foppapedretti Uniko i-Size, que suspende, por un lado, en el test de choque frontal y, por otro, tampoco supera la prueba de sustancias tóxicas en sus materiales, ya que su tapicería está cargada de naftalina.

Este problema, el relacionado con la toxicidad de alguno de sus componentes y la presencia de naftalina, se presenta también en las tapicerías de los modelos Jané Koos i-Size + iPlatform, Jané Koos iSize y en el asiento inflable Nachfolger Hy5 TT.

La tapicería de Graco Turn2Reach contiene el retardante TCPP, algo que también ocurre en la Osann Fox, que además de presentar otro retardante tóxico, el denominado TDCP, tampoco supera la nota de ‘insatisfactoria’ en los parámetros de seguridad del test del ADAC en el que participa el RACE.

15 de los 24 modelos analizados, ‘satisfactorios’

En este análisis se han estudiado 24 sillas de coche infantiles diferentes de todos los tamaños. De ellas, 15 modelos han obtenido el resultado final de “Satisfactorio”, y otros tres modelos la nota de “Aceptable”. Cuatro modelos, además, han alcanzado la mejor nota posible en el apartado de seguridad. Sin embargo, ninguna alcanza la calificación global de “Muy satisfactoria”. Todas han sido adquiridas en tiendas, están homologadas, y superan los requisitos legales, en algunos casos de manera significativa. Además, para su diseño se han tenido en cuenta los exigencias del análisis de las asociaciones de consumidores.

Algunos consejos antes de comprar una silla infantil para tu coche

Antes de comprar un asiento de niño, los padres deben informarse sobre las opciones existentes y su valoración (algo para lo que está destinado este informe). No todos los asientos para niños se adaptan igual de bien a todos los coches, además de que las preferencias personales de padres y niños son diferentes.

La recomendación es ir a la tienda con el vehículo propio y con el niño para probar los modelos disponibles antes de la compra.

  • El asiento para niños debe poder instalarse de forma estable y ajustada en el vehículo, especialmente en los más antiguos. Por ejemplo, los anclajes largos de los cinturones de seguridad pueden llevar a que el asiento no pueda sujetarse de manera estable con el cinturón.
  • Para garantizar una retención óptima, hay que prestar atención a que los cinturones estén lo más tensos posibles y sin arrugas.
  • Hay que tener especial cuidado con los portabebés: debe comprobarse si la longitud del cinturón del vehículo es suficiente como para abrochar con seguridad el asiento. Si el recorrido del cinturón es demasiado corto para un portabebé, puede ser necesario montar una base en el coche para fijar la sillita portabebés.
  • Con el elevador con respaldo puede suceder que el cinturón no se recoja automáti-camente cuando el niño se inclina hacia delante. Si este es el caso, se debe probar un asiento para niños diferente, en el que la posición de la guía del cinturón de hombro se ajuste mejor a la geometría del cinturón del coche.
  • Los modelos de asiento para niños con homologación semi-universal (por ejemplo, todos los asientos para niños con pie de apoyo) no se puede instalar en todos los coches. Estos productos incluyen una lista de modelos de coche en la que se puede comprobar éstos son compatibles.