El Consejero Delegado de Eurolloyd Correduría de Seguros, Pablo Echezarreta, habla para la revista ARAG, compañía especializada en defensa jurídica de la que Eurolloyd es mediadora. A continuación, reproducimos la entrevista.

Ahorro, vida, garantía mecánica, seguro marítimo y transportes, programas de fidelización, colectivos con necesidades especiales… Nada parece resístirsele a la correduría Eurolloyd, pionera en la venta de seguros por teléfono e internet.

Con cerca de tres décadas de historia, prácticamente el mismo tiempo como mediadores de ARAG e integrados en el Grupo Galilea desde 2008, siguen fieles a sus dos principios básicos: especialización e innovación.

¿Cuáles son los puntos fuertes de su correduría?

Haber desarrollado y seguir desarrollando productos especiales, complementando nuestro compromiso con el servicio y el valor para los clientes con la rentabilidad para las aseguradoras con las que trabajamos

¿Desde cuándo son mediadores de ARAG?

Si no me equivoco, casi desde el primer día. Nacimos en noviembre de 1989 y es más que probable que estemos con ARAG desde 1990.

¿Cuántas personas componen la correduría y qué funciones cubren?

Somos una veintena de trabajadores y cubrimos todas las áreas propias del negocio, aunque tenemos un especial volumen en producción, en atención al cliente (teléfono) y en informática.

¿Por qué se decidieron a trabajar con ARAG? ¿Qué ventajas les supone?

Hace tantos años que ya ni siquiera lo recuerdo. De lo que sí estoy seguro es que seguimos con ARAG porque hacen bien las cosas, porque entienden nuestro modelo de negocio y porque siempre están dispuestos a colaborar en desarrollarlo y hacerlo crecer.

¿Qué productos del porfolio de ARAG son los más demandados por sus clientes?

Fundamentalmente asistencia en viaje, defensa jurídica y retirada de carné, sin que ello suponga que no exploramos otras posibilidades que nos brinda esta colaboración.

¿Qué es lo que más valoran de la oferta y de la relación con ARAG?

Que nos entendemos, que después de más de 25 años de “feliz matrimonio” con ARAG, todo es mucho más sencillo, rápido y eficiente. Nos gustamos, no nos tenemos que demostrar nada el uno al otro y eso nos hace la vida muy fácil.

¿Les gustaría mejorar algo?

¿Más todavía?