Durante la campaña de vigilancia de sistemas de retención infantil y del uso del cinturón de seguridad, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil detectaron a 161 menores de edad de estatura igual o menor a 135 cm viajando en un vehículo sin usar ningún tipo de sistema de retención. Concretamente, 54 de ellos ocupaban  asientos delanteros y 107 iban en los asientos traseros.

Este dato preocupa especialmente a la Dirección General de Tráfico, ya que uno de los objetivos previstos en la Estrategia de Seguridad Vial aprobada por el Gobierno para los años 2011-2020 es lograr que ningún niño pierda la vida por no ir sentado en una silla adecuada a su peso y talla. Por este motivo, la seguridad en los desplazamientos de los mismos es uno de los aspectos que se regulan en la Ley de Seguridad Vial y en el  Reglamento General de Circulación.

Durante la semana del 12 al 18 de marzo de 2018, los  agentes han controlado 424.266 vehículos, en los que han detectado 2.631 infracciones de conductores o pasajeros que no hacían uso del reglamentario sistema de retención.

A estos datos hay que añadir los vehículos controlados en los numerosos ayuntamientos, cuyas policías locales se han sumado a la campaña de vigilancia de la DGT.

Además de los 161 menores que viajaban sin ningún tipo de retención, se suman  otros 2.470 adultos que viajaban sin hacer uso del cinturón de seguridad.

El 77 por ciento de las personas que no hacían uso de dicho dispositivo de seguridad, circulaba por carreteras convencionales, carreteras donde se producen 8 de cada 10 fallecidos.

Según Gregorio Serrano, director de la DGT “estos datos no hacen más que constatar la importancia que tenemos todas las administraciones de seguir vigilando el uso del dispositivo de seguridad que más vidas ha salvado y seguir insistiendo en educar desde las edades más tempranas en los beneficios que aporta su uso”.

El cinturón de seguridad: un seguro de vida

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial, un seguro de vida. Por este motivo, su uso es obligatorio para todos los ocupantes del vehículo y en todo tipo de vías. Además, la utilización correcta del mismo es imprescindible para que cumpla el cometido para el que fue creado.

Los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 cm que se desplacen en vehículo, además de viajar con el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso como la norma exige, deberán ir sentados obligatoriamente en los asientos traseros de los vehículos,  excepto:

Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros

Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características
Cuando no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.
Solamente en estos casos, los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, pero siempre utilizando el sistema de retención homologado a su talla y peso.