En caso de accidente de moto debemos tener siempre claro cuál debería de ser nuestro protocolo de actuación. Es uno de los momentos más duros de nuestra vida sobre dos ruedas y vaya por delante que deseamos que nunca tengas que pasar por este trance, pero sí queremos que estés preparado.

Lo primero que deseamos es que nunca tengas que pasar por este trance, pero sí queremos que estés preparado.

Lo primero que debemos hacer es evaluar si estamos bien, si ha sido un accidente leve y podemos levantarnos y reaccionar con normalidad.

Lo siguiente es la seguridad, si estás en un lugar donde tu moto o tú hayáis quedado muy expuestos, controla la zona, señaliza o haz que te echen una mano para que el accidente quede perfectamente señalizado y colócate a resguardo.

En el caso de que el accidente lo hayamos sufrido con un contrario, lo fundamental es (sobre todo si tienes un seguro a terceros) la matrícula. El otro vehículo tiene el deber de parar, pero podría ser que el contrario se haya dado a la fuga, bien porque no se ha enterado que ha provocado el accidente o bien porque haya decidido incurrir en este delito. Si no tenemos la matrícula del vehículo contrario no habrá posible reclamación.

Si no te consideras culpable acude a la policía para que realice un atestado

En el caso de que no te consideres culpable lo más sensato es que llames a la policía para que pueda realizar el atestado correspondiente. También que intentes recopilar toda la información que puedas sobre el siniestro, no descartes hacer fotos donde se vea la posición de los vehículos o las huellas del arrastrón o frenazo, todos los detalles que veas relevantes y que te pudieran servir en el caso de tener que relatar las causas del accidente.

Debes pedir todos los datos al contrario, matrícula del vehículo, compañía de seguros, número de póliza. El número de teléfono también es un dato muy importante porque es posible que tengas que volver a contactar con él o ella en fechas posteriores.

Si eres previsor deberías de llevar un parte de siniestros y rellenarlo por los dos lados con la firma de las dos partes.  Para una reclamación ágil es imprescindible rellenar el parte amistoso, marcando las casillas de en medio y firmado por ambas partes. El parte tiene dos hojas, cada una se la lleva cada uno de los implicados que entregará en su compañía de seguros.

Parte amistoso de accidente

Si no hay parte amistoso debidamente cumplimentado la reclamación puede prolongarse en el tiempo de forma importante. Paralelamente, si hay atestado de la policía, mejor, ésta será la versión que más peso tenga si se producen versiones contradictorias de los hechos.

En el caso de que haya más personas que hayan visto el accidente y se presten a darte sus datos, anótalos porque podrían ser testigos en el caso de que se llegase a juicio falta de entendimiento con el contrario.

Evalúa bien tus daños personales y en el caso de que tengas el mínimo dolor acude a un centro de urgencias para que te examinen. Comenta con el equipo que te atienda que se trata de un accidente de tráfico y que necesitarás un parte de lesiones.

¿Tienes seguro de asistencia?

Si la moto no arranca, tendrás que llamar a una grúa. Te recomendamos que tengas contratado un seguro de asistencia para poder llevar la moto a tu taller de confianza. Allí será donde un perito realice el informe de daños de tu vehículo y se procederá a la reclamación de estos.

También es posible que tu equipamiento, casco, cazadora, pantalón… haya sufrido daños. En el caso de que no seas culpable, el contrario también tendrá que hacerse cargo de su reemplazo.

Confía siempre en una buena correduría de seguros como Eurolloyd, recibirás siempre los consejos de nuestro equipo de expertos.