BMW sigue apostando a la educación como uno de los principales pilares de la seguridad en las vías y en base a esto han puesto en marcha una iniciativa en colegios, dirigida a niños de entre 7 y 11 años, orientada a concienciar y educar acerca del uso de recursos alternativos, más limpios y sostenibles, entre los que se encuentra la movilidad eficiente y la conducción responsable.

¿El medio? Una obra teatral a la que han llamado “El invisible Nikolaus” y que es interpretada por actores de la compañía de Blanca Marsillach. En ella se divulga a los más pequeños sobre cómo se puede cuidar el medio ambiente gracias a la conducción responsable y la movilidad sostenible. La obra muestra a los niños todas las herramientas que tienen a su alcance para hacer del mundo un lugar más limpio con pequeños gestos, como reducir el consumo de recursos y reutilizar.

La producción cuenta con siete canciones originales y un karaoke con el que los personajes de la historia buscan concienciar al público en valores ecológicos

En la obra se tocan temas como el uso responsable del vehículo en los distintos escenarios de la vida; las buenas prácticas como la organización y el compartir; o incluso cómo elegir el vehículo adecuado para que este sea un perfecto aliado de la movilidad sostenible.

La historia transcurre en un bosque en el que Cortés, el toro de Sevilla (personajes de la obra), aprende a cambiar ciertos hábitos, a usar de forma responsable los recursos y a desarrollar su actividad con herramientas más eficientes, además de enfrentarse a sus miedos: la desinformación es su principal enemigo. Así, más de 1.500 niños podrán disfrutar de esta iniciativa que tendrá lugar desde este mes de octubre hasta finales de noviembre.

Pilar García de la Puebla, Directora de Comunicación Corporativa y Relaciones Institucionales de BMW Group declaró: “Con esta iniciativa pretendemos que el niño, que será el día de mañana un conductor, entienda desde una edad temprana, que un uso responsable del vehículo contribuye a cuidar del entorno y del medio ambiente. Esta responsabilidad se basa en estar informado para poder tener el criterio adecuado a la hora de utilizar las diferentes alternativas de movilidad”.

El compromiso que tiene BMW con la sostenibilidad lo vemos en el BMW i3, el único coche del mundo que cuenta con un sello de CO2 certificado, que cubre toda la cadena de valor completa, desde suministros, pasando por los procesos de fabricación y la utilización del coche, llegando hasta la fase de su reciclaje. La compañía ha reducido las emisiones de su flota de vehículos en todo el mundo el 40% en comparación los niveles de 1995, según el informe interno Sustainable Value Report de 2016, y han dejado claro que su trabajo en el área no es netamente investigativo.